955263041 / 662182225 mentixnova@gmail.com

¿Qué es la ansiedad? 

 

El trastorno de ansiedad generalizada se caracteriza por preocupación crónica y persistente. Esta preocupación es excesiva y difícil de controlar, multifocal (por ej., en relación con las finanzas, la familia, la salud y el futuro) y típicamente se acompaña de otros síntomas psicológicos y físicos inespecíficos.

El término trastorno de ansiedad puede sugerir que los síntomas son totalmente inespecíficos y esto, a veces, puede conducir incorrectamente a hacer el diagnóstico a casi cualquier persona ansiosa. Se ha considerado un nuevo término, trastorno de preocupación generalizada. Sin embargo, la preocupación excesiva es, de hecho, el núcleo y la característica que definen al trastorno de ansiedad.

Criterios para identificar un trastorno de ansiedad generalizada. 

 

Ansiedad y preocupación excesivas acerca de diversos acontecimientos ocurridos mayormente en al menos los últimos 6 meses.

  1. La persona tiene dificultad para controlar la preocupación.
    2. La ansiedad y la preocupación se asocian con al menos 3 de los siguientes 6 síntomas: inquietud o sensación de estar excitado o nervioso, se fatiga fácilmente, tiene dificultad para concentrarse y es irritable, tensión muscular, trastornos del sueño.
    4. La ansiedad, la preocupación o los síntomas físicos asociados causan malestar clínicamente significativo o deterioro en áreas importantes de la actividad.
    5. La alteración no se debe a los efectos fisiológicos de una sustancia o a una condición médica.
    6. La alteración no se explica mejor por otro trastorno mental.

La prevalencia es aproximadamente 2 veces mayor en las mujeres que en los hombres. La edad de inicio es muy variable; algunos casos comienzan en la infancia pero la mayoría lo hace en la edad adulta temprana, mientras que otro pico de casos de aparición reciente se produce en los adultos mayores, a menudo en el contexto de condiciones de mala salud física crónica generalizada.

La ansiedad es particularmente frecuente con síntomas físicos tales como cefaleas o molestias gastrointestinales.

La depresión mayor es una enfermedad coexistente común, aunque la misma puede ser difícil de distinguir de la ansiedad porque muchos de sus síntomas (por ej., fatiga, insomnio) se superponen a los de la depresión mayor. Las personas con ansiedad suelen describir una sensación de impotencia, mientras que los que sufren depresión mayor se pueden sentir desesperanzados.

El diagnóstico diferencial del TAG es amplio.  Ansiedad por enfermedad (antes conocido como hipocondría) se diagnostica cuando las preocupaciones se limitan a la preocupación por la enfermedad. El trastorno obsesivo-compulsivo, que se diagnostica cuando están ligadas a creencias irracionales (por ej., creencias acerca de la contaminación) se asocia a menudo con compulsiones (como lavarse las manos).

La ansiedad social se diagnostica cuando el miedo y la preocupación están limitados al examen de los demás y la persona siente vergüenza cuando tiene que interactuar con otros o accionar frente a los demás. En el trastorno de pánico, la ansiedad se caracteriza por episodios transitorios de miedo y síntomas físicos repentinos e inesperados. En el trastorno de estrés postraumático, la aparición de la ansiedad está precedida por un trauma con peligro la vida que se asocia a los recuerdos del o los eventos traumáticos.

Los pacientes con TAG tienen mayor riesgo de padecer otras enfermedades mentales y físicas.

Aproximadamente el 35% de las personas con ansiedad se auto medican con alcohol y fármacos para reducir los síntomas de la ansiedad, y se cree que en estas personas, este patrón de uso contribuye a aumentar del riesgo de alcoholismo y consumo de drogas.

La evidencia obtenida recientemente indica que la exposición a castigos físicos en la infancia se asocia a un aumento del riesgo de trastorno de ansiedad generalizada (TAG) en la adultez.

La intolerancia a la incertidumbre, la tendencia a reaccionar negativamente a situaciones que son inciertas son características relativamente específicas de las personas con TAG. Aunque no está claro si el origen de esta construcción es genético o derivado de la experiencia, la observación de que la reducción de la intolerancia a la incertidumbre representa un avance importante en los resultados, avala su papel central en este trastorno.

Los estudios de neuroimágenes funcionales de pacientes con TAG mostraron un aumento de la activación de partes del sistema límbico (por ej., la amígdala) y una reducción de la activación de la corteza prefrontal, con evidencia adicional de una menor conectividad funcional entre estas regiones.

¿Cuáles son los síntomas de la ansiedad? 

Puntos clave de la Ansiedad

Trastorno de ansiedad generalizada

• El TAG se caracteriza por ansiedad y preocupación persistentes e incontrolables que se producen consistentemente durante al menos 6 meses.
• Este trastorno se asocia a depresión, abuso de alcohol y drogas, problemas de salud físicos, o a todos estos factores.
• En atención primaria, los pacientes con este trastorno suelen presentarse con síntomas físicos como cefaleas, tensión muscular, síntomas gastrointestinales, dolor de espalda e insomnio.
• Los tratamientos de primera línea para el TAG son la psicoterapia, o la combinación de esta con tratamiento farmacológico.
• Aunque existe controversia en cuanto al uso prolongado de las benzodiacepinas por su potencial de mal uso y a la posibilidad de que largo plazo pueda producir efectos cognitivos adversos, en pacientes seleccionados con TAG resistente al tratamiento estos agentes pueden ser utilizados en forma prolongada, con una supervisión cuidadosa.

En general, los pacientes con TAG tienen una respuesta afirmativa a la pregunta “¿Se preocupa excesivamente por el menor asunto?” Es una pregunta útil para los pacientes con insomnio, depresión, dolor gastrointestinal crónico y otros síntomas u otros problemas de salud recurrentes inexplicables.

La salud emocional es fundamental para disfrutar de la vida, y una de las emociones que más interfiere en nuestro bienestar emocional, es la ansiedad. Es natural preguntarnos cómo combatir la ansiedad, pero… ¿tenemos que erradicarla de nuestra vida? Tal vez te sorprenda la respuesta.

La ansiedad forma parte inherente de nuestra adaptativa biología, de nuestra vida y de nuestra sociedad. Por lo que es necesario estar preparados para saber qué hacer cuando aparece y gestionarla; porque, aunque sea molesta, incómoda, amenazante o paralizadora, estará con nosotros a lo largo de nuestra vida y en muchos momentos de un modo ineludible. Por lo tanto la respuesta es: no, no se puede erradicar, pero sí, se puede combatir la ansiedad.

En Mentixnova podemos ayudarte a combatir la ansiedad, dándote recursos y herramientas para resolver tu problema.

Gracias.

Eduardo.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies